Tecnología

Pionero de la Inteligencia Artificial renuncia a Google para advertir los riesgos de esta tecnología

Geoffrey Hinton, uno de los pioneros en el campo de la inteligencia artificial (IA), ha renunciado a su puesto en Google, donde trabajó durante más de una década, para hablar abiertamente sobre los riesgos que implican los sistemas de IA generativa. En 2012, Hinton y dos de sus estudiantes de posgrado de la Universidad de Toronto crearon una tecnología que se convirtió en la base intelectual de los sistemas de IA que las empresas más grandes del sector tecnológico consideran clave para su futuro. El científico jefe de Google, Jeff Dean, afirmó mediante un comunicado que están comprometidos con un enfoque responsable de la IA y aprenden continuamente para comprender los riesgos emergentes al tiempo que innovan con audacia.

Hinton, británico expatriado de 75 años, es un académico de toda la vida cuya carrera se vio impulsada por convicciones personales sobre el desarrollo y el uso de la IA. En su larga carrera, Hinton se opone de manera profunda al uso de la IA en el campo de batalla y considera que podría ser un riesgo para la humanidad en el futuro.

Geoffrey Hinton, uno de los padres de la inteligencia artificial moderna, ha expresado su preocupación por la carrera entre las grandes empresas tecnológicas en el desarrollo de la IA y cómo esto podría conducir a una situación peligrosa para la humanidad. Aunque reconoce que la tecnología actual de chatbots y asistentes virtuales puede ser útil y complementaria al trabajo humano, Hinton teme que la IA pueda evolucionar más allá del control humano.

Una de las mayores preocupaciones de Hinton es que la tecnología de IA pueda ser utilizada para crear contenido falso, lo que dificultaría a las personas saber qué es verdad y qué no. Además, teme que la IA pueda reemplazar a trabajadores humanos en diversas ocupaciones, lo que podría tener un impacto negativo en el mercado laboral.

Hinton también teme que la IA pueda ser utilizada para fines militares, incluyendo la creación de armas autónomas y robots asesinos. A pesar de que muchos expertos creen que estas amenazas son hipotéticas, Hinton cree que la competencia entre las grandes empresas tecnológicas en la carrera de la IA podría convertirse en una amenaza real para la humanidad, si no se controla adecuadamente.

Según Hinton, la regulación a nivel mundial es necesaria para controlar el desarrollo de la IA. Sin embargo, reconoce que es difícil saber si las empresas o los países están trabajando en la tecnología en secreto. La mejor esperanza, según él, es que los principales científicos del mundo colaboren en formas de controlar la tecnología de IA y comprendan cómo pueden controlarla antes de continuar con su desarrollo.

Aunque Hinton reconoce que la tecnología de IA es técnicamente grandiosa, cree que no deberíamos seguir adelante sin considerar las posibles consecuencias. En resumen, Hinton cree que la IA tiene el potencial de ser peligrosa para la humanidad y que es necesario tener cuidado en su desarrollo y uso.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba