Política

Presidente del Senado denuncia supuestos mensajes de intimidación «la vida nos juzgará. Buenas noches. Dios lo bendiga»

Alejandro Armenta, presidente del Senado de la República, ha presentado una denuncia preocupante en la que afirma haber recibido mensajes de intimidación y amenazas por parte de la ministra presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Norma Piña. El legislador poblano mostró capturas de pantalla de conversaciones de WhatsApp que supuestamente demuestran estas interacciones, en las cuales se pueden leer frases como «la vida nos juzgará».

El presidente de la Mesa Directiva calificó estos mensajes como algo potencialmente grave y afirmó que no puede permitirlo. Expresó su preocupación por la posibilidad de que estas amenazas se concreten, lo cual sería lamentable.

Armenta relató los hechos durante su intervención en la tribuna del Senado y también en una conferencia de prensa. Según su narración, recibió una serie de mensajes a partir de las nueve de la noche, aparentemente provenientes del teléfono de la ministra presidenta de la Corte. Además, mencionó que su secretaria recibió una llamada y un mensaje de texto por parte de alguien que se identificó como Francisco Tapia, asesor de la ministra, solicitando el número telefónico del senador.

El legislador exhibió reproducciones de las supuestas capturas de pantalla del chat en el que, según él, Norma Piña le cuestiona: «¿Usted puede ver a los ojos a sus hijos o hijas después de lo que dice?» a lo que Armenta responde: «Sí, ¿usted lo puede hacer? ¿Usted tiene calidad moral para preguntarme eso?». En otro fragmento de la conversación, la ministra presuntamente dice: «la vida nos juzgará. Buenas noches. Dios lo bendiga», a lo que Armenta responde: «si me está amenazando, lo asumo con seriedad, ministra».

Posteriormente, se muestra otro mensaje atribuido a la ministra en el que se disculpa: «Nunca sería mi intención amenazarlo. No es mi estilo. Una disculpa si así lo entendió usted». En respuesta, Alejandro Armenta le dice: «no es el corazón lo que la movió, fue el coraje».

Estas revelaciones han generado una gran controversia y han puesto en entredicho la relación entre el Poder Legislativo y el Judicial. La gravedad de las acusaciones exige una investigación exhaustiva y transparente para determinar la veracidad de los mensajes y tomar las medidas adecuadas en caso de confirmarse su autenticidad.

La integridad y el respeto entre los poderes del Estado son fundamentales para el buen funcionamiento de la democracia. Es esencial que se garantice la imparcialidad y la independencia de las instituciones judiciales.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba